viernes, enero 09, 2015

Je suis Charlie, moi aussi



Una noche
cualquiera
Nicolás cena
viendo sus dibujos
favoritos

al otro lado de la pared
estoy llenando el lavaplatos
mientras pienso en el día
en el que todo no me hable de ti

en el que no vea tus iniciales
en cada matrícula
que me cruzo por la calle
ni salga tu nombre
en los titulares
de todas las noticias

en el que no necesite
poner a cada hecho
y a cada objeto
la etiqueta de "antes"
o "después" 

en el que cambie
las tabletas de chocolate
por abrazos de oso
y no salte de la cama
con taquicardia
para atiborrarme
de valerianas

en el que deje
de estar tan convencida
de que lo mejor
de mi vida
ya ha pasado

en el que nuestra historia
no parezca una película
que vi hace diez años
y no me monte secuelas,
una detrás de otra,
en la cabeza

en el que no sienta
que se me transparenta
el dolor a través de la piel
y sin ser consciente
se me olvide 
esconder las cicatrices

pero sobre todo
pienso en el día
en el que desaparezca
esta sensación
que me persigue
de que voy a quedarme
para siempre
con las ganas

y desde la cocina,
sartén en mano,
escucho algo
que interrumpe
mi monólogo interior

Algunas cosas
se van y no vuelven,
como los globos.

Pero nada te impide
jugar con tus amigos.

Sólo tienes que
ir a buscarles.

Maldito Pocoyó.
Qué razón más grande.




*Dedicado a mis Nico's Friends

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Maria, no dejes de escribir nunca. Emocionas con tus palabras sobre la perdida y la ausencia y emociona la sensibilidad con que te expones a los demas. Quiza pronto puedas escribir sobre la memoria y la presencia, pero es pronto. Te he descubierto y creo haber descubierto un regalo. Por favor, no te abandones y no dejes de escribir. Sigue... eres arte y eres muy valiente. Hasta pronto !

Anónimo dijo...

¡Tienes un gurú con pañales en casa María! Disfruta de él y de sus lecciones. Y compártelas siempre que quieras.

Andrea Conti dijo...

Que bonito Mary. Estoy muy cerca tuyo pero nunca dejo de leerte. Love u

Mireia dijo...

Una abraçada molt forta.
M'agrada molt llegir-te, no paris.