martes, junio 17, 2014

Veranotoñinviernoprimaverano



pero

dónde he estado
en el último año

quién he sido

qué cosas
me han pasado

qué hacías
mientras buscaba ahí fuera
la manera equivocada
de escapar

empeñada en alcanzar
un lugar
que ya nunca más existirá

siguiendo por inercia
la misma carretera

esa que antes
siempre iba derecha
a mañanas mejores
y yo no tenía más que sentarme
y escribir: "soy el copiloto"

pero

cómo me has dejado dormir tanto

¡un año!

lo siento

gracias

pero

ya va siendo hora
de apretar el freno
bajar de este coche
cogerte fuerte de la mano
cambiar de sentido

pronto aprenderás a caminar
y para eso necesitas un camino

ya va siendo hora
de que seas tú
quien se deje llevar
quien pregunte:
"¿cuánto falta?"
de marcharnos juntos
de momento a pie
dando un paseo

no hay prisa
tenemos tiempo

toda la vida

para descubrir
dónde queremos ir

y llegaremos

6 comentarios:

Josan dijo...

El universo te va dando cosas, algunas de ellas muy valiosas –¡no solo súpergarrotazos!–; solo tienes que aceptarlas y abrir las manos. Qué alegría que vuelvas a estar en la carretera, justo cuando empieza uno de los veranos más largos de los últimos siglos. Y encima teniendo en casa a un pequeñín con una herencia genética tan excepcional.

Tsingtao dijo...

Quina alegria l'esperança que transcrius :)

ML dijo...

Ay, Josan, y tú que siempre me ayudas a poner dulce en lo agrio... gracias otra vez!

Tsingtao, moltíssimes gràcies! :)

bb dijo...

Ya sabes "tortoise" que cuando quieras ser el copiloto tienes una conductora dispuesta para conducir por la carretera que indiques sea recta o con curvas.

ML dijo...

I know... pero me toca ser la guía unos 18 añitos... pero para cuando tenga que ir rápido, te llamo seguro, speedy :-) Besitos, BB!

Anónimo dijo...

Te escribí un email para darte las gracias por este poema y por hacerme seguir en el camino. Se echan de menos tus poemas ML
Un abrazo