domingo, mayo 18, 2014

Aguacates




Me recuerdan tanto a ti los aguacates.

          El buen tiempo los ha traído a la nevera
          de la casa en la que convivimos ahora
          mi madre
          nuestro hijo
          tu alma
          y yo.

          La misma casa de la que dije que me iría
          en el mes de enero
          pero en la que ayer se cumplieron
          seis meses,
               con sus días
               y sus noches,
          de destierro.

Podías predecir
de un solo vistazo
si estaba verde
o maduro.

Lo partías en dos mitades
exactamente iguales
y con la precisión
de un cirujano
depositabas
una cantidad idéntica
de medias lunas concéntricas
a cada ladito del plato.

Ni un trozo más fino o más grueso que el otro.

Reservando siempre el hueso
para que no se pusiera negro.

Al final me lo he comido
suspirando.
Peor pelado
y cortado irregular.

Me ha sobrado una mitad
y ahí sigue atragantado.

Si me destroza lo bueno,
imagínate lo malo.

Como mis defectos y mis puntos flacos,
   el deterioro,
   lo agrio,
que tu ausencia saca ahora a relucir.

Todo lo que tú contrarrestabas
sin esfuerzo
tan natural
con tu amor puro y desinteresado.

De todo eso me quiero deshacer
porque no quiero
–o no me creo–
que nadie más 
lo ame otra vez.


13 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso

Anónimo dijo...

Que bonito todo lo que escribes! Piensa, aunque te cueste, lo afortunada que has sido de haber sentido, dado y recibido tanto amor. Muchos, ni viviendo 100 años, sentiran amor como el tuyo. No borres nunca todos esos recuerdos, y úsalos para coger fuerza y repartir ese amor infinito entre las personas que te quieren. Y estoy seguro de que el amor que se fue te ayudara a buscar a alguien que te recuerde de nuevo cada dia lo maravillosa que eres.

ML dijo...

Anónimos: muchos besos y gracias :)

IreneGarcíaAmador dijo...

Sempre, SEMPRE, em fiques els péls de punta… exageradament.
Els teus poemes em fan més sensible, m'inspiren molt, i em transmeten moltíssim.
Gràcies, Maria, per compartir-ho.

ML dijo...

Molts petons, Irene! Gràcies a tu per fer-m'ho saber! em fa feliç el que em dius :)

Josan dijo...

Leer eso es una delicia, gastronómica y espiritual. Sigue sintiendo cosas así María, y poniéndolas en palabras. Y a ver qué descubres tras la siguiente puerta.

ML dijo...

Josan, qué grande eres y cómo me haces sonreír y me das fuerzas! :o)

ML dijo...

Josan, qué grande eres y cómo me haces sonreír y me das fuerzas! :o)

MARIA MARTIN dijo...

Fa dies que et llegeixo i senzilla, natural i propera transmets molt moltíssim, gràcies per compartir-ho.

ML dijo...

Gràcies a tu, Maria :) Molts petons!

Mercè Castro Puig dijo...

Què bonic el que escrius Maria, és una delicia, com diu el Josan. Petons

Andrea Conti dijo...

Que bonito Maryns. Emociona mucho lo que escribes…

ML dijo...

Muchos besos, Mercè y Andrea! I love you!