miércoles, febrero 26, 2014

vivir o no hacerlo



escribir
o quitarme la ropa
da igual

o contar cosas sobre ti
(cosas grandes,
cosas pequeñas)
que nadie va a entender

lo veo en los ojos
de los figurantes
de esta realidad
(a la que no puedo
acostumbrarme)

o pretender multiplicar
el factorial de cien

atrapar el resultado
de ese cálculo imposible
(con el fin de traducir
en un número el dolor)

da igual

pues no me acerco
ni un pasito
al vacío que has dejado
cuando te explico

da igual

pues mis nociones
de matemáticas 
jamás resolverán
la cifra que cuantifica
el yugo que lleva mi alma
como una mochila

si lo lograra,
tal vez,
se enamorarían
de ti también

(como yo)

si lo sintieran,
tal vez,
gritarían y querrían
desaparecer

hablar
o quedarme muda
da igual

(nada cambia)




3 comentarios:

Josan dijo...

Todos estamos prendados de Charly, pues es un héroe, y ahí están sus hazañas y su humanidad para quien quiera verlo. Los detalles que transmiten estos poemas enriquecen nuestra admiración.
Pero también se atisba por ahí una heroína naciente, con un reto aún más difícil si cabe. Ella no parece encaminarse hacia un desenlace trágico, poniendo todo su amor y entrega en ello, como tuvo que hacer él. Empieza acompañando a su marido en su postrero viaje y su gesta se reescribe completamente a partir de ese instante. Bajo cero, bajo el nivel del suelo o del mar a veces, anegada de tristeza, intenta como puede seguir en la Tierra y reenderezar su destino. La acompaña un bebé fascinante. Continuará.

Cristobal Colón dijo...

- Tengo una herida.
- Lo sé, no la mires y come.
- Me duele.
- No la escuches y duerme.
- Estoy cansada.
- Haz ejercicio, agótate.
- Me siento sola.
- Abrázame y vayamos al bosque a ver vida.

ML dijo...

Josan, tus palabras son dosis extra de oxígeno para mí, millones de gracias!

Cristobal Colón: gracias, gracias, gracias. A ver si encuentro la vida entre los árboles...