lunes, febrero 03, 2014

Clown



De repente soy consciente.
Ayer no lo hice.
Hoy tampoco.
Tomar aire, llenar mis pulmones, volverlo a expulsar.
Me olvido de respirar.

Como me olvido sin remedio de tu vida,
con lo difícil que era distinguirla de la mía,
pero el dolor ha logrado
írmela despegando
desde las esquinas hasta el centro
poco a poco
para que cada vez
recuerde menos
hasta creerme
que se ha borrado
del todo.

Y, de repente,
vuelvo a ser consciente
mientras le pongo rímel
y le pinto una sonrisa
a la cara de payaso triste
que tiene esa chica
que apenas respira.

No hay comentarios: