miércoles, enero 01, 2014

I

Un chicle áspero
que si lo estiras no se rompe
y nunca pierde sabor
por mucho que te esfuerzas
en machacarlo con las muelas.

Una montaña rusa
en la que vas montada,
con toboganes colosales
y loopings de vértigo,
por un circuito de raíles infinito.

Un espectro que te acecha
como una sombra
y, en cuanto estás sola,
aprovecha para envolverte
con el tacto helado
de su abrazo.

Un libro escrito
en un idioma marciano
con símbolos extraños
en el alfabeto
del que te reclaman
que, para mañana,
resumas el argumento.

Una carrera sin agua,
sin cotas y sin meta
en la que sólo cuentas
con un par de zapatillas viejas
que te llenan 
de llagas los pies.

Desesperación. Miedo. Llanto. Impotencia. Dolor.

Esta es mi vida y esta es su definición.

No hay comentarios: