jueves, diciembre 19, 2013

Q

He buscado en los armarios,
en el mueble zapatero
y debajo de la cama.

He apartado los sofás,
los libros de los estantes,
los cuadros de la pared.

He repasado uno a uno 
los cajones de la cómoda, 
de la cocina y del baño.

He mirado en las maletas,
en el cuarto del bebé,
en la ducha y el lavabo.

He cogido una escalera
y me he subido al altillo.
He abierto hasta la nevera.

¿Y tú? ¿Qué te quedas?

Pero cada noche doy
la misma vuelta por la casa
por si algo que ignoro se me escapa,
y cada noche corroboro que
eso que necesito conservar de ti
no se guarda en una caja.

Ahora entiendo por fin
el sentido profundo de
los versos de Cummings:
tu corazón,
lo único que quiero conmigo,
lo llevo siempre en el mío.

3 comentarios:

Mercè Castro Puig dijo...

Un abrazo grande María

ML dijo...

Otro enorme de vuelta, Mercè

Factoria de Colores dijo...

Que bonito verso de Cumming... Grande Maria... Sigue escribiendo siempre...