lunes, enero 26, 2009

Tiene un mensaje nuevo


No hay letras que juntas
escriban como quiero
lo que quiero decir...

Las revolvió el vendaval
de este fin de semana
y ahora, tras el desastre,
se me aparecen todas
rotas y desordenadas
para que las vuelva a poner,
una a una,
en fila otra vez.

Ya me advirtió el seguro
que no me daba un escudo
frente a las catástrofes,
que estas cosas van sujetas
a esas leyes naturales
que nadie sabe prever.

Y por mi cuenta y riesgo,
aún con dicho impedimento,
más seis meses de retraso,
al final, sí, firmé el contrato.

De modo que
me encuentro
aquí de nuevo,
recogiendo mi “A”
y mi “M” del suelo,
trepando para bajar mi “O”
de la copa de ese pino,
recomponiendo la “R”,
-¡pobrecita!-
se le rompió una pata
al pisarla un niño.

Pero es que sin letras
no me dan palabras
y, sin palabras,
no puedo escribir
y, sin escribir,
se me acabó la vida.

Me guste o no,
no me queda
otra salida.
..

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Lloro, como te dije.

(la base de virus ha sido actualizada)

Anónimo dijo...

María, tú sabes bien lo que vales, qué poca vista tienen algunos

Anónimo dijo...

;(

Anónimo dijo...

Aguanta. No te desanimes por negro que lo veas. Deja que pase el tiempo. Date/dale una/otra oportunidad. Al final ganarás. Estoy seguro.

Anónimo dijo...

Que lindos versos! Cuando el corazón se te sale del cuerpo es cuando mejor escribnes. Un beso

Anónimo dijo...

Hace dias que no escribes. O te va muy bien o te va muy mal. Y tus lectores nos quedamos huérfanos esperando. Hasta cuando?