martes, octubre 21, 2008

Fiesta



No es San Juan pero hay verbena.
En mi cabeza, reunidos,
están todos los poetas,
recitándome al oído
hermosas romanzas,
leyendas secretas.

En torno a mi mesa
habla su genio locuaz;
su saliva es el vino
que me alegra la lengua;
su instinto, el habano,
que me llena, tan hueca,
de olor y humo sabio;
y el dominó que disputan
acompaña con cánticos,
sopranos, violines… ¡ruiseñores…!
el réquiem de mis emociones.

Mientras siga viva,
en mi humilde testa,
bailará la feria…hip…

¡de la poseía!



ML'02

.

.

No hay comentarios: