domingo, agosto 17, 2008

Ces jours hereux



bonjour, esperanza de los ojos azules y las manos blancas. más infiernos que cielos a cuestas. por lo menos crecí... dos centímetros. tres kilos menos en porquería. vaya horror el purgatorio. pero. bonjour, bonjour, ya puedes despertarme otra vez. y dejar tu olor en la funda de mi almohada. y escribir palabras de amor en mi ventana. y enseñarme los destinos a los que no pienso temer. eso sí, por si cae la noche negra, haz doble clic en las estrellas.
bonjour, esperanza. sabía que volverías.
...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bonito!!!!

Anónimo dijo...

A por la vida!!!!

María Leach dijo...

:)))))

Anónimo dijo...

Te vi breve, fugazmente…
Ya ni te acuerdas.
Llevabas puesta la sonrisa
Y no pude, no supe detener el tiempo
Ni cerrar la puerta

Y te fuiste deprisa, María
Sin darme tiempo
de correr a hacer un doble click en las estrellas

Anónimo dijo...

Y en septiembre ni una línea. ¿Se ha acabado tu inspiración? ¿Acaso has aprendido a hacer tortilla de patatas? ¿ No sabes que abro una y otra vez tu página buscando unos versos nuevos?

María Leach dijo...

the show must go on ;)

Anónimo dijo...

escueto tu comentario. Y yo que esperaba que a lo mejor...

María Leach dijo...

Tienes razón... tu poema me encanta. Nunca me habían dedicado ninguno y no podría haber sido más bonito.