miércoles, julio 02, 2008

LifeGoesOn




No pienso pedir más peras al olmo,
pues no hay más cera que la que arde
y, cuando Dios no quiere,
los santos no pueden.

De rabia mataste a la perra,
pero llevo puestas siete suelas,
dos buenos callos me han nacido:
uno en la boca, otro en el oído.

Quien tropieza y no cae,
adelanta terreno,
dice el refranero...

También dice que
me toca guardar el aire,
y ponerme el mundo por montera,
que, para eso, soy una TORERA.


.

5 comentarios:

ruidoperro dijo...

eo.

Me duele leer que estás jodida. Y a juzgar por la temática de tus últimos versos no hace falta ser Hercules Poirot para adivinar por qué. Seamos francos, duele y escuece como nada, y parece que no va a cicatrizar nunca, pero también es verdad que hasta la hora más oscura de nuestras vidas sólo dura sesenta minutos. Por mi parte, cualquier cosa que pueda hacer, decir o escribir ya sabes, me tienes al otro lado de la pantalla.

Respecto al editor, tranquila, ya dará señales de vida cuando quiera algo, como todo el mundo, y si no lo hace habrá otros que sí.

Muchas gracias por tu opinión sobre mi blog, estando triste como estás me has alegrado la noche, es curioso.

Y sobre lo de la primera página, te
tomo la palabra, mi sentido arácnido detecta jugosas colaboraciones futuras.

Un beso enorme, guapa, y no te dejes ganar.

Nisshin dijo...

Torera y lo que haga falta.. siempre con fuerzs para salir de todas!

Nisshin dijo...

Torera y lo que haga falta.. siempre con fuerzs para salir de todas!

Anónimo dijo...

ole, duro con las espuelas.

Anónimo dijo...

Cuídate mucho, siento lo sucedido, te recuperarás pronto, eres una luchadora y el camino es largo, lleno de paradas y cambios de sentido, y supongo que esto es lo que le sucede a todos los valientes que pese a todo queremos seguir en la misma dirección

Besos
Fernando