lunes, julio 21, 2008

Desastre



Te lloro
te estornudo
te vomito.

Me saco de dentro
tu hielo
tu dinero
tus mentiras.

Quiero estar limpia
de tu cobardía.

Cuando acabe
de expulsarte
seré de nuevo la misma.

Y ya nunca más
podrás volver
a contaminar mi vida.


...

2 comentarios:

Nisshin dijo...

De tant en tant cal reciclar-se... Costa princesa però, quan ja hem caigut l'únic que podem fer és aixecar-nos, ressorgir de les cendres com l'au Fènix.

Forces i petons

G. dijo...

Hola antigua penpal. Ando muy desconectado de la red últimamente y lamento lo que leo, aunque adoro tu arte. Debo decir no obstante que cuando consigues expulsar todo aquello que ya no hace bien, no vuelves a ser el mismo, si no mucho más de lo que pensabas. Cada etapa nos cambia y nos acerca un poco al final de un camino que por planes que hagas sólo surge en el día a día. Y mañana ya veremos. Por masoca que suene, se aprende mucho a través de este dolor. Entre otras cosas a mantener la magia sin necesidad de darle el mérito a otro. Y a identificar qué te hace volar y qué no merece tu tiempo. Ahora analizarás al detalle su genealogía y heráldica antes de bajarles el puente, pero nunca dejes de soñar con príncipes.
Mucho ánimo, suerte y aquí estamos para lo que quieras. Mil besos.