jueves, junio 19, 2008

tHE biG eYe






Por muchas gafas opacas

vendas de momia

parches pirata

que nos pongamos,

todos llevamos dentro

el ojo que todo lo ve.


Nada ni nadie escapa

a su escrutinio,

menos a su veredicto,

cuando abre su párpado

antes o después.


Y la verdad quema,

la verdad condena,

la verdad explota

-pecho abajo,

estómago arriba-

como una bomba

de relojería.


No hay nada peor.

Pero mejor morir derecho

que vivir del revés.


2 comentarios:

ruidoperro dijo...

hola maria.

feia dies que no entrava, veig que segueixes a saco amb la poesia de guerrilla. M´ha encantat malmomento, es como si benedetti se hubiera vuelto punk. brutal.

x cierto, al final yo tb he caído dentro de la blogosfera. ruidoperro.blogspot.com sólo tengo dos entradas de momento, pero me encantaría que le echaras un vistazo.

un petó,guapa.Jordi.

Anónimo dijo...

el ojo que todo lo ve

ve lo que le dejan ver,

ver lo que no se quiere ver

es saber lo que con tu vida has de hacer