domingo, junio 29, 2008

320 besos



Como el armario, los estantes y cajones,
me he quedado vacía.
Y ahora que no tengo nada,
veo que el amor que me llenaba,
ha regresado
-con tus cosas, tus libros y tu ropa-,
al lugar al que pertenece
y del que nunca debió marchar.

El viento de las prisas, caprichoso,
te fue contaminando poco a poco
hasta no dejarte respirar.
Todo el mundo sabe que
más altos y más sólidos
se construyen los castillos
si se piensa antes, con cuidado,
dónde poner cada ladrillo.

Me gustaría decirte que
por fin te comprendo,
pero no sé cómo.

Por mucho que grite,
no me oirás,
pues en el cielo sólo se divisa ya
la estela de tu avión.

Si tuviera otra oportunidad idéntica,
escribiría nuestra historia con más calma
y con mucha mejor letra.


-

1 comentario:

Nisshin dijo...

M'agraden molt aquestes últimes 3 frases. És cert,que sovint voldriem reescriure algunes històries cuidant més la lletra i que voldriem que algú ens expliqués la història que hagués pogut ser i mai no serà. Però, el talent i el destí encara et pertanyen així que respira i aviat podràs començar amb bona lletra a escriure un nous dies...