viernes, febrero 16, 2007

Moscas de mantequilla


Aprendamos un poco
de las mariposas,
hundamos en las personas
-largas-
nuestras espiritrompas,
como ellas lo hacen
en el centro que nace
de las auténticas flores;

lleguemos con las relaciones
hasta el corazón.

Seamos como ellas,
que desdeñan
-sin temor alguno-
las plantas titánicas
manipuladas al son
de manos botánicas;

si rara vez les interesan,
será que interpretan
el error de estas flores
que -como los hombres-
embaucan en impresiones.

Saben que se gana en grosor y en pétalos,
en imagen y en aspecto,
a expensas siempre de su aroma y de su néctar,
del espíritu y la fuerza.

©ML'02

No hay comentarios: