martes, diciembre 05, 2006

Futito









“Poseíste belleza sin vanidad, fuerza sin insolencia, valor sin
ferocidad y todas las virtudes del hombre sin ninguno de sus
defectos”.

Es el epitafio más hermoso que conozco, y está
dedicado a un perro.

© ED'05

3 comentarios:

Axiológico dijo...

hehehehe dog tuning custom... hehehehe

www.axiologico.blogspot.com

Anónimo dijo...

Y de repente un disparo en el pecho que te atonta para convertirte en un voyeur de tu peor instantánea. Deja de latir el corazón durante un segundo que se desgarra lentamente, una eternidad tormentosa de imágenes y nauseas cerebrales. La música se transforma en un jadeo que golpea las sienes y flotas en un negro que sientes punzante en cada vello. Y un crujido, el aire y la música, el negro vuelve a ser el murmullo feroz y corres haciendo cada paso más corto que el anterior sabiendo que a cada zancada pierdes un trocito más.

La calle huele a frío y debería estar lloviendo.

Solo y triste. Angustia, un volcán en el estómago, una herida en el iris cuando cierro los ojos, un recuerdo que me muerde el hígado, una tenia que me recorre por dentro. Un pacto olvidado, una promesa violada, de qué sirve un futuro ideal construido en terreno ilegal. ..

María Leach dijo...

"un recuerdo que me muerde el hígado"... potentísima imagen. ¿Le has echado un vistazo al poema "S(h)oy"... y al de "Siddharta"? Me recuerdan un poco a tu escrito. Y olé.